07 abril, 2008

Violeta Ultrafamiliar

Hace casi cuatro años que se quemó la casa donde crecí . El partido de la selección, el deseo de compartir una fría tarde de mayo con pan caliente y té al goce del balón pié pasó a ser el primer paso de una pesadilla y la representación de nuestros viejos recuerdos en cenizas.

Paremos el drama, se quemó solo la mitad de esa casa pero para los que en ella habitaban fue sin duda un gran impaz. Mi núcleo propiamente tal ya hace tres años que había dejado la casona por otra en los suburbios, del “Gran Hogar Familiar” al “sueño de la casa propia”, pero igual miramos con espanto calcinados los cimientos de nuestra felicidad : Los primeros pololeos con tocaciones de mis viejos en el “living-comedor” , el cadencioso guitarreo con su infaltable piscola de mi papa y la tranquila mirada de “yaya” en las reuniones familiares, no por ser la abuela reflexiva y templada como las que salen en los libros, sino ese guiño tácito que te dice LO TENGO TODO BAJO CONTROL , YA HIZE TODO LO QUE TENIA QUE HACER, aun le otorgan ese halo de misterio a esa mujer.


Junto todo ese revoltijo de recuerdos (pre-fuego) cerca de las flores secas y al final del largo pasillo descansaba en la pared un cuadro de otra mujer que símil a la otra se bastaba a si misma, esa impresión daba. La serigrafía del cuadro gastado. Nos intrigaba junto con mi primo el rostro apretado, tosco, el mentón carnudo de la Viola . Nunca supimos de ella hasta que aprendimos a leer.

Poco antes de eso, antes del cariño y respeto nos dominaba un especial miedo por la mujer. Esa imagen encabezando “Gracias a la Vida”, Mas maduros nos fuimos integrando a la rutina de ritos y melodías (quien escribe de manera mas teórica, mis manos e inteligencia espacio-temporal no me acompaña) . Así aprehendimos y al final compartimos la admiración que justificaba el espacio que esta pieza ocupaba por sobre otras cosas que adornaban el largo muro: Mascaras, fachadas de casas, cucharas incas, cosas de cobre y otras artesanías, chucherias pintorescas y calidas que le precedían al cuadro nombrado.

El techo del baño se había quemado, cocina ya no había (por efecto del pan) y los cuartitos que miraban al patio (antaño verde de plantas) pasaron a ser el negro nicho de las vigas de la casa. Como una celebración , una minga o un malón acudimos todos los ex habitantes de la catedral familiar a literalmente barrer las cenizas de lo que quedaba. Fuera de las llamas lo esencial: guitarras, panderos cultrunes, bajos eléctricos sonajeros y amplificadores, televisores, computadores quedaba encargarse del resto, y allí entramos nosotros. Me tocó rescatar el cuadro de Violeta Parra : nada había cambiado, como si jamás hubiere ardido, como si nunca el humo la hubiese penetrado. Solo estaba mojado, estilando digo, me incorporé y atisbé el cuadro, sacado de las ruinas , lo dejé junto a las otras cosas. Nunca mas supe de ella.

Pero esas son las escenas que a la mente se me viene asociando Violeta Parra, las tonadas pasadas a madera vieja, el “alla llay” con gusto a milo y super 8, “La Resbaloza” y el “Casamiento de Negros” hasta las cinco de la mañana. El fruto de las cuerdas con las uñas. Palma y madera, quitarra denuevo, manos y tambor, largas jornadas musicales.




Este relato tiene ya sus años, No pensaba en subirlo por que no tenia motor, Pero cuando supe que la expociciòn de las arpilleras de Violeta Parra, en exhibiciòn integral desde el mes de noviembre del pasado año, subiò a la calidad de Espacio Violeta Parra en el Centro Cultural Palacio de la Moneda, sumado al pequeño video (que no alcanza a rescatar en si las obras) vi la oportunidad de dejar una invitacion y recomendar visiten la expo, que devela la versatilidad de la creatividad de la artista, su simpleza y los topicos tratados. Junto a ello, este espacio cuenta con otras muestras interactivas de Violeta, videos, musica y otras obras.














*Guia del Palacio : "Miren , aprendan algo de Violeta, niños, esto ella lo comenzó hacer cuando estuvo enfermita, estuvo ocho meses enferma de Hepatitis, que es un do
lor aqui en el estomago"

12 comentarios:

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
toy dijo...

los de siempre.
en mi casa
el jueves, lleva tu musica rara ese que siempre es chilena en tu "aypò"
¿por q nunka tay en msn?
te esperamsd

Doh dijo...

y son cosas de sabado por la noche, o no?

saludos : D!

QuéHeavy. dijo...

Que buen blog oye, escribes super bien, que quieres que te diga. Y violeta una maestra, idola, yo fui a violeta sinfonico en mapocho y alucine, buenisimo.

nube celeste .··``··¨`··:. dijo...

me entretuve leyendo, se m hizo rapido (:
emo xD?! si, bastante emotivo, quizá
pero todos tenemos demasiadas cosas emo dentro, solo cambia la forma de expresarlas al mundo.
como sea, no soy emo, pero mis escritos, lo asumo, son bastante mamones.

saludos (:

Jorge Luis Freire dijo...

aunque te parezca ilógico, llegué a violeta parra por johnny cash...
muy raro pero cierto.

macarena dijo...

tranquilo amigo... bien sabemos que no es un dolor en el estómago no más... ojalá que esta señora tenga hepatitis un día pa que cache que wea está hablando...cueck!

washito rico

te quiero

te escribo a banefe no más ya que está muy prohibido el casket... luche no más por las claves secretas...

te quiero más

mmmmmua!

danieLa! dijo...

ufff... me hizo pensar cosas qe no había qerido pensar =/

Ara ! dijo...

Muy lindo tu blog .
Escribes bien .
Violeta es lo mejor, me encanta .
No comento muy productivamente porque tengo muchisimo sueño .

PuTa dE pLáStikO dijo...

jajajajá
entré y empezó a sonar
y yo, qué xuuuxa!
y ahí caché tu musiquilla
¿¿por qué soi tan jil a veces?? :)

hola!

Jorge Luis Freire dijo...

las últimas composicionesd la violeta... hazte d ellas.

Veronica Lake dijo...

curioso personaje Violeta Parra.

Saludos