09 julio, 2006

Engendro (segundo acto)



frío
inestable
engendro insensible

necesito tu sombra
tu guturalidad
tu cuerpo
tu aura

entré en tu cerebro
me sumergí en él
lo besé
lo toqué
lo masturbé
lo cambié [?]

lo puse en un altar
le resé
un peregrino en la vía maldita

. . .

te admiré
mi obsesión no te asustó
te importó ?

la analizaste

pero parece
como una mentira
un sueño
un juego

que me necesitas
me buscas
me miras … y no te entiendo
aún
no te entiendo
pero te maldigo

1 comentario:

Pablo dijo...

dudo que leas esto.
por lo visto este rincon es tan tuyo que no cualquiera se atreve a cruzarlo.

como sea.
eres mas extraño de lo que pensaba.
eso de ninguna forma es malo.

(...)